Carlos López Rangel

CarlosLopez1

           Carlos López Rangel



 

CarlosLopez

Semblanza del pastor Carlos Adrián López Rangel

Oriundo de la ciudad de Querétaro, el pastor Carlos nació el 3 de febrero de 1989, siendo el hijo menor de la familia López Rangel. Cinco años después, sus padres visitaron por primera vez una iglesia cristiana, por lo que nuestro hermano se desenvolvió en un ambiente bautista desde su niñez. En 1998 recibió a Jesucristo en su corazón, luego de que su mamá le expusiera el plan de salvación. Un año después, se integró al coro infantil de la iglesia, mismo que participaba en fechas especiales y campañas evangelísticas dentro y fuera del templo. Carlos recuerda con cariño aquellos días y señala que esta experiencia dio lugar a un anhelo de servir a Dios durante toda su vida.

En el 2003, la familia López Rangel llegó a la Iglesia Betel. El deseo vehemente de servir a Dios seguía latente en el corazón de nuestro hermano Carlos, por lo que pidió consejo para dar pasos en su crecimiento espiritual; siendo ya un joven, Carlos empezó a asistir a las reuniones juveniles de la iglesia, donde fue recibido por el pastor Enoch Gutiérrez Lozano. De aquí en adelante, el hermano Carlos comenzó a dar pasos en su vida espiritual que le permitieron crecer en su fe y obediencia al Señor. En el 2005 se bautizó, luego de haber estudiado las lecciones de discipulado. Se inscribió a un curso para aprender a compartir el evangelio y puso sus dones y habilidades al servicio del Señor y su iglesia. En 2006 tomó el curso de Fundamentos y al año siguiente concretó su llamado de tiempo completo en una predicación de nuestro pastor titular, P. Enoch Gutiérrez López, de quien también recibió orientación para atender el llamado que recibió del Señor.

En el 2008, el hermano Carlos ingresó al Instituto Bautista Bíblico Betel, graduando en 2011. A la par de sus estudios en el Instituto, el pastor estuvo colaborando en el Ministerio Infantil y en el Ministerio de Evangelismo de nuestra iglesia. Al terminar su formación, recibió la invitación de colaborar en la Misión “Poderoso Gigante”, ubicada en Jaral del Progreso, Guanajuato. Ahí, el pastor Carlos tuvo la encomienda de instalar la escuela dominical para niños y adolescentes, así como apoyar en la predicación a los adultos. Su amor y carga por edificar a la niñez en la Palabra de Dios, llevó al hermano Carlos a tomar la decisión de concluir su estancia en la Misión y concentrar sus esfuerzos en el Ministerio Infantil, el cual dirige desde el 2015.

El pastor Carlos es diseñador gráfico de profesión, por lo que en el año 2013 recibió la invitación de la Iglesia para dedicarse a trabajar en los proyectos de diseño, publicidad e impresión de Betel. Dada su formación secular, nuestro hermano también colabora en el Ministerio Integral Editores, desde el cual se han producido materiales evangelísticos y de edificación para la iglesia. En 2015, Carlos se integró al Staff del Instituto, apoyando en el área de seguimiento académico de los alumnos. En este mismo año, el pastor Carlos se unió en matrimonio con la hermana Valeria Paulín García.

En marzo de 2017, nuestro hermano Carlos recibió la invitación de capacitarse en el programa de pastores auxiliares bajo entrenamiento, propuesta que la iglesia aprobó en abril de ese mismo año. Además de sus labores ministeriales, el pastor también apoya en la predicación en los cultos, la enseñanza en la Clase de Fundamentos y la clase formativa P.O.D.E.R., así como en consejería y discipulado. Además, el pastor Carlos apoya en la Clase de Primarios, del Ministerio de Educación Cristiana y es director del Campamento Infantil que realiza nuestra iglesia cada año. También coordina la reunión de Apertura para obreros y sus familias, la cual se realiza todos los domingos antes del culto matutino.

De carácter manso y servicial, el pastor Carlos no tiene anhelo más grande que permanecer toda su vida como un siervo de Dios, firmemente comprometido con el llamado que el Señor le dio por su gracia. Y, si bien reconoce que el Señor le ha dado un amor especial por la obra misionera, el hermano Carlos aguarda gozoso la labor que su Señor desee encomendarle.